Reseña: Los perros del mar (Joe Hill, Dan McDaid)

Los lectores habituales de esta web seguramente recuerden reseñas relativamente recientes como las de Un cesto lleno de cabezas (Joe Hill, Leomacs), En lo profundo del bosque (Carmen María Machado, Dani), Daphne Byrne (Laura Marks, Kelley Jones) o Inmersión (Joe Hill, Stuart Immonen). Todas estas obras, junto a La familia de la casa de muñecas (M.R. Carey, Peter Gross), además de tener el terror en sus diferentes registros como elemento común, coinciden también en formar parte del sello Hill House Comics dentro de la línea DC Black Label de DC Comics.

Este nuevo sello, bajo la supervisión creativa de Joe Hill (Locke & Key), tenía como objetivo el convertirse en el referente del cómic de horror contemporáneo, rompiendo con los ya tan manidos esquemas tradicionales y tratando reinventar el género desde una perspectiva social y cultural más cercana a los lectores del siglo XXI. A fin de cuentas, siempre se ha dicho que el terror parte de lo más profundo de la mente humana y de la sociedad. Si la sociedad ha avanzado… ¿no deberían también hacerlo las nuevas aproximaciones al género?

Tal vez debido precisamente a estos aires de renovación que hace suyos y de los que se enorgullece el sello de Joe Hill, resulta tan llamativo que este último título con el que se cierra (al menos de momento) esta andadura editorial sea con una obra tan aparentemente tradicional, tanto en su estructura formal como en su temática principal. Será porque, a veces, la mejor manera de romper los esquemas es volver a los orígenes. Y eso es, precisamente, lo que hace Los perros del mar.

Seguramente lo primero que nos llama la atención al pasar las primeras páginas de esta aventura es encontrarnos una estructura dividida en pequeños capítulos de una o dos páginas, cada una de ellas con su encabezado y un pequeño resumen de la historia hasta ese momento, de una manera que nos recuerda a las viejas historias del Príncipe Valiente (Hal Foster, 1937) y tantas otras en las páginas de los dominicales. ¿A qué se debe este curioso planteamiento? Como dirían en algún medio cutre de esos que viven del clickbait: la explicación te sorprenderá.

Y es que, cuando unos párrafos antes he hablado sobre el resto de títulos lanzados bajo el sello Hill House Comics, he olvidado intencionadamente un pequeño detalle: al final de cada uno de los números individuales en las que estos otros títulos se fueron publicando originalmente, se incluían como complemento dos o tres páginas sueltas de Los perros del mar. De manera que aquellos lectores que se hiciesen con todas las grapas de todos los títulos del sello, obtendrían como premio a su fidelidad una sexta historia completa, guionizada por el propio Joe Hill y dibujada por Dan McDaid. En nuestro caso, afortunadamente no lo vamos a tener tan complicado ya que ECC Ediciones nos lo ha puesto un poco más fácil, trayendo la historia completa en un único tomo a nuestras librerías especializadas favoritas.

La historia que nos cuenta Los perros del mar se sitúa en ese terreno en el que Hill parece encontrarse tan cómodo y que tan bien le suele funcionar del ¿qué pasaría si en un entorno realista introdujeramos un elemento sobrenatural que cambia completamente las reglas del juego?. En esta ocasión el guionista de Maine nos sitúa en plena revolución americana con un ejército patriótico al borde del exterminio a manos de la superioridad naval de la flota británica y del HMS Havoc, su navío más letal. Cuando ya se han agotado sin éxito todas las tácticas militares conocidas para acabar con la monstruosa embarcación, ¿a qué se podría recurrir? Fácil. ¿Por qué no infiltrar a los perros de la guerra para que siembren el caos y la destrucción desde dentro? 

La propia estructura en microcapítulos obliga a una narración tremendamente ágil, en la que siempre están pasando cosas, y llena de momentos de acción. De hecho, si tuviese que poner una pega a esta historia iría precisamente por ahí, por un ritmo excesivamente acelerado en el que en ocasiones se echa de menos una pequeña pausa para poder profundizar más en los personajes y en algunas de las situaciones planteadas. Lo que no impide disfrutar de una aventura sobrenatural de misterio, misticismo, acción, sangre y casquería con un ritmo trepidante que nos atrapa desde la primera página y no nos suelta hasta que volteamos la última y saboreamos su final.

En el apartado gráfico, el artista británico Dan McDaid sabe adaptarse perfectamente a las necesidades narrativas de la obra y plasmarlas adecuadamente a través de composiciones muy variadas que permiten cambiar el foco de la narración de la forma dinámica, así como primeros planos que buscan captar las emociones de los personajes así como mostrar con todo lujo de detalles el horror desatado a bordo del HMS Havoc.

La, como siempre, cuidada edición que nos trae ECC Ediciones contiene todas las páginas complementarias recogidas de las grapas de los otros cinco títulos de Hill House Comics, acompañadas 14 páginas adicionales de extras entre los que se incluyen unas fichas de los personajes principales como si fuesen pegatinas al comienzo el tomo, una pequeña recensión histórica a cargo del historiador especializado en la guerra americana Reed Beebe y un par de páginas con bocetos del diseño de personajes del propio McDaid. Evidentemente, y dada la naturaleza de este volumen, no encontraremos la habitual colección de portadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.