Reseña: Pesadillas Ex Machina (Thierry Smolderen y Jorge González)

Hace poco reseñamos por aquí Un año sin Cthulu, de Thierry Smolderen, y hoy se vuelve a pasar por nuestra web el mismo autor con Pesadillas Ex Machina, pero esta vez de la mano de ECC, y esta vez acompañado por otro dibujante, en este caso el argentino Jorge González.

Sinopsis: «En 1940, las novelas de misterio son un auténtico éxito. Todo el mundo devora los libros de Agatha Christie, S. A. Steeman, John Dickinson Carr, William Irish y compañía. En la Francia ocupada, Corneille Richelin se inspira en sus propias pesadillas para escribir novelas de suspense. Pero nada le hace sospechar que, al otro lado del Canal de la Mancha, dos brillantes escritores están manipulando sus sueños en favor de los servicios secretos británicos. Asesinatos imposibles en una habitación cerrada y en medio de la nieve, señales premonitorias, enigmas irresolubles, desapariciones inexplicables? Todas las figuras clásicas de las novelas de misterio aparecen en esta historia, que es capaz de funcionar a la perfección sin necesidad de detectives.«

Estamos ante un thriller psicológico ambientado en los albores de la Segunda Guerra Mundial, en el que un personaje aparece asesinado en una habitación. Lo más curioso de todo es que el misterio está resuelto (más o menos) desde el principio, porque la persona que nos narra la historia es la responsable de dicha muerte. El verdadero misterio será entonces saber cómo se llegó a esta fatídica situación.

Lo que hace Thierry Smolderen es elaborar el guión perfecto para una película de espías que, ¿llegaremos a ver algún día en la pequeña pantalla? No me extrañaría. Pesadillas Ex Machina es una historia de espionaje en la que los personajes cobran especial importancia, y todo gira en torno a escritores contratados por los diferentes gobiernos con el fin de «cazar» nazis. Lo más curioso de todo, una vez más, será ver cómo se las apañan para lograr dicho objetivo. Una trama rebuscada, aunque de forma inteligente, que no dejará de sorprendernos con más de un giro interesante, aunque para mí, haciendo alguna trampa. Los tonos grises predominan en (casi) cada una de las viñetas de este tebeo que nos deja un sabor a libro viejo, tabaco sin filtro y música slow jazz

Con respecto al trabajo de Jorge González, de decir que tengo un problema. Y es que este autor no me gusta demasiado. Me parece un dibujo un tanto ¿sucio? No lo sé. Creo que los rasgos de los diferentes personajes son muy simples, y hay ocasiones en las que no se distinguen, salvo por otros detalles como el peinado o la ropa. ¡Que a lo mejor esa es la intención! No es que sea un trabajo malo, en absoluto, pero bajo mi punto de vista se podrían haber hecho mejor las cosas usando la misma técnica.

En definitiva, puro cómic europeo detectivesco, con una ambientación como la amenaza de la Segunda Guerra Mundial y una ambientación central en torno a las novelas de asesinatos al más puro estilo Agatha Christie, que encandilará a más de uno.

ECC nos trae este cómic en formato cartoné, que consta de 144 páginas a color, y que dispone además de material adicional en forma de ilustraciones y bocetos de Jorge González.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.