Reseña: En lo profundo del bosque (Carmen María Machado y Dani)

Hace pocos meses, coincidiendo con la llegada a España del excelente Un cesto lleno de cabezas (Joe Hill, Leomacs) celebrábamos la creación del sello Hill House Comics dentro de la línea DC Black Label de la editorial DC Comics. Siembre bajo la estrecha supervisión de Joe Hill, este sello pretendía convertirse en el referente del cómic de terror contemporáneo para los lectores del siglo XXI, aportando frescura y cotidianeidad como señas de identidad propias.

En este sentido, En lo profundo del bosque encaja perfectamente en el espíritu del nuevo sello, con un planteamiento aparentemente sencillo y mundano – dos amigas van al cine en un pequeño pueblo minero de Pensilvania – pero con un desarrollo en el que rápidamente nos daremos cuenta de que las cosas no son como parecen y que, si estamos dispuestos dar el paso e internarnos en el bosque… encontraremos mucho más de lo que en un principio podíamos esperar.

Y es que, además de una historia de terror, En lo profundo del bosque es una obra militante, con una importante carga social, feminista y reivindicativa. Fiel a su estilo, Carmen María Machado, debuta en el mundo del cómic trasladando a las viñetas su particular universo personal y creativo que ya habíamos visto en algunas de sus historias cortas, empezando por la propia definición de sus protagonistas (lesbianas procedentes de minorías étnicas) y la creación de un microentorno en el que desarrollar ese horror ambiental que impregna toda la narración. Un entorno violento del que las protagonistas se niegan a ser víctimas transformándose en agentes del cambio.

Machado nos transporta al sugerente Shudder-to-Think (literalmente, estremecerse para pensar), un pequeño pueblo minero en la Pensilvania profunda en el que incendios perpetuos, animales con rasgos humanos, mujeres que se colapsan en sumideros u hombres sin piel que acechan en los bosques circundantes forman parte del día a día de sus habitantes. Un lugar rancio, decadente y sombrío en el que las protagonistas, Octavia (Uve) y Eldora (El), adolescentes desilusionadas, deambulan sin un rumbo demasiado claro ni un futuro prometedor.

Todo cambiará cuando una tarde cualquiera despiertan en una sala de cine, incapaces de recordar nada ni sobre la película ni sobre qué ha sucedido en esas últimas horas de su vida. ¿Sólo ha sido un sueño o ha habido algo más? ¿Por qué tienen esa extraña sensación de haber estado en otro lugar durante la proyección? A partir de ese momento, las dos adolescentes se embarcarán un espeluznante viaje que les llevará a descubrir los oscuros secretos que se ocultan en el extraño pueblo. Una historia, sin entrar en spoilers, mucho más terrorífica e impactante de lo que en un principio cabría suponer, sobre todo cuando levantamos la alfombra de la gran metáfora y encontramos toda la podredumbre de la naturaleza humana que se oculta bajo la misma.

En una decisión editorial plenamente consciente, Machado se rodea de un equipo artístico plenamente femenino. La encargada de los lápices es Dani (Dani Christina Kilaidoni), la joven dibujante griega que poco a poco sigue labrándose una más que interesante carrera en el cómic norteamericano, con títulos como el que tenemos ahora entre manos para DC Comics o la interesante serie Coffin Bound para Image Comics. Dani supera con éxito el doble reto de trabajar con una guionista primeriza como Carmen María Machado y de dar forma visual al complejo mundo imaginado por la escritora, tejido a través de diferentes capas narrativas, cada una con su propio tratamiento gráfico. El equipo creativo se completa con la colorista Tamra Bonvillain.

La cuidada edición que nos trae ECC Ediciones contiene los seis números en los que se publicó originalmente la serie en un único volumen en tapa dura de 160 páginas, así como una serie de portadas alternativas, bocetos, diseños de personajes y unas pequeñas pero interesantes entrevistas con los autores. Como ocurría también con Un cesto lleno de cabezas, la única pega que podemos ponerle a la edición es que no incluye las historias cortas de Sea Dogs que acompañaban a todos los números en su edición original americana, aunque ECC ya ha indicado que esto se debe a su intención de compilarlas en un único tomo.

En lo profundo del bosque certifica la buena salud del cómic fantástico y de terror en general y de Hill House Comics en particular. Y, sin abandonar el componente de género, lo hace adoptando un enfoque militante, feminista y potencialmente polémico para determinado público. Aunque el fondo pueda resultar ofensivo para algunos lectores, estamos ante una obra valiente y necesaria que sin duda nos hará reflexionar sobre el mundo en el que vivimos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.