Reseña: Batman. El contraataque del Caballero Oscuro (Frank Miller) – Edición Deluxe

ECC editaba recientemente la Edición Deluxe en Blanco y Negro de Batman: El contraataque del Caballero Oscuro, pero por algún motivo que desconozco, la que nos han enviado es la de 2016, la Deluxe a secas, a color. Que oye, yo encantado y agradecido de hablaros de este pedazo de cómic de uno de mis artistas favoritos, Frank Miller.

Batman: El contraataque del Caballero Oscuro, nos pone en un futuro distópico que continúa la historia del primer DK, en el que recordemos que Batman había fingido su propia muerte, y que ahora ha vuelto, está más cabreado y en forma, rapado, y es más radical que nunca. Su objetivo será derrocar a Luthor y Brainiac, lo cual es curioso porque no parece que tengan un reinado de terror, si no que simplemente están en el poder. Más bien es una sociedad adormilada, que se deja llevar, hasta el punto de que el presidente es un holograma, y a nadie le importa. Pero bueno, son los malos y hay que quitarlos de ahí. Así que Batman vuelve para tratar de empezar una revolución como Dios manda, a guantazo limpio. Sus enemigos ya los conocemos, “Los Superman”, una sociedad ciega, y un montón de super héroes venidos a menos que no sirven para nada, o casi. Pero el bueno de Bruce tiene mucho que decir al respecto, y se las apañará para sacar adelante este disparate de historia, del que por cierto hay no pocas cosas que luego hemos visto reflejadas en obras posteriores, e incluso en el cine.

El guión es una ida de olla total de Miller. Se nota que es un cómic que seguramente a Miller no le apetecía hacer, pero también que había un cheque al que no podía decir que no. Con lo cual, lo que hace es pasárselo bien, sin importarle lo que digan los demás, que por otro lado nunca la ha importado, y termina riéndose de todo y de todos, algo que le sale a las mil maravillas. Conceptos como ese Flash cautivo en una rueda generando energía, el tratamiento de personajes como Carrie Kelley, Oliver Queen, o ese Dick Grayson decadente. Si de algo entiende Miller es de personajes, de darles una vuelta y traerlos a casa de resaca tras varios días de fiesta, mostrándonos sus versiones más sucias, gamberras y oscuras. Y si hay algo hay en esta historia es una cantidad enorme de personajes molones, así que lo vais a gozar con este cómic que la verdad, funciona perfectamente por sí solo, más que como secuela, que también.

En cuanto al dibujo, podríamos decir que es un tanto “feista”, y en muchas páginas vago. Parece que Miller le pasa los bocetos directamente a Lynn Varley para que los coloreé. Pero lo cierto es que es algo diferente, con mucha personalidad, y que de algún modo los fans de Miller estamos tan alienados con su obra, que haga lo que haga nos va a gustar. Un poco como pasa en los videojuegos con From Software, que perdonamos e incluso nos enamoramos de cualquier error que mataría a otros.

Esta edición que nos trajo ECC en 2016 viene en cartoné con una funda plástica con la silueta del puño de DK2, y trae bocetos en sus últimas páginas, además de fotografías de las figuras oficiales del cómic. Una chulada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.