Reseña: Fairy Tail Integral #12 (Hiro Mashima), de Salvat

Nos dejaba el undécimo tomo de Fairy Tail Integral con el arranque del Arco de Édolas, uno de los más divertidos y celebrados de la obra. Edolas es una tierra mística que se encuentra en otro universo al que nuestros protagonistas llegan a través de un hechizo interdimensional, en la que la magia no existe dentro de las personas, si no que se cristaliza en objetos. Y además en este extraño lugar existen versiones alternativas de nuestros protagonistas.

La existencia de una dimensión alternativa donde la magia funciona de una manera completamente distinta y donde existen dobles malvados de nuestros protagonistas es un una oportunidad para introducir enredo y mucha comedia en mitad de los típicos combates propios de la saga y Mashima la aprovecha al máximo, con varias páginas que nos arrancarán más de una carcajada.

Obviamente, el drama superará a la comedia más pronto que tarde y las apuestas subirán hasta un punto en el que… nos quedaremos esperando el desenlace, porque desgraciadamente, este tomo 11 nos deja en mitad del combate entre Lucy y Hughes. Todo un cliffhanger como pocas veces hemos visto en esta colección.

El dibujo da un nuevo salto de calidad, sobre todo en las expresiones de los personajes y en los escenarios, y se nota que estamos acercándonos más y más al zénit del arte de Mashima.

Por la parte de los extras, tenemos que hablar de una decepción esta vez, ya que nos encontramos con un extra repetido, como es Fairy Academy, aparte de las ya esperadas páginas a color, poster y algunas fichas de personajes secundarios.

Es una pena que el apartado de extras no haga justicia al que es uno de los mejores tomos de Fairy Tail Integral, que recordemos, puedes encontrar en cualquier kiosko por 12,95€ gracias a Salvat.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.