Reseña: Solo los encontramos cuando están muertos. Libro Uno: El Buscador (Al Ewing y Simone Di Meo)

Qué alegría cuando he abierto este cómic titulado Solo los encontramos cuando están muertos. Libro Uno: El Buscador, y me he encontrado con el nombre de amigo Alain Villacorta, gran podcaster, dibujante, redactor y mejor persona, escribiendo la editorial de este fantástico tebeo de Al Ewing y Simone Di Meo que nos trae Planeta Cómic.

El título ya nos dice un poco de qué va todo esto. Y es que en los límites de la Galaxia, existen cadáveres de Dioses extraterrestres, pero de aspecto humanoide, que curiosamente sólo se dejan ver cuando ya están muertos. El capitán Malik y la tripulación de la Vihaan II, son una de las muchas expediciones que viajan por estas zonas buscando extraer materiales de estos hallazgos.

Me ha parecido alucinante el concepto de Dioses que aquí se nos muestra. Criaturas gigantescas ataviadas en espectaculares armaduras, trasuntos de Galactus si se permite, pero dotados (o dotadas) de una belleza sin igual que Di Meo plasma en estas páginas a la perfección. Belleza por otro lado que es rota (literalmente), cuando los tripulantes de las naves comienzan a diseccionar y descuartizar los cuerpos de estás impresionantes criaturas, para recolectar y vender diversos materiales como la sangre, carne, grasa, proteínas, etc. Es curioso como en muy pocas páginas nos van introduciendo un montón de conceptos al respecto que asimilamos muy fácilmente, como que en la frente se cultivan bien las proteínas, o que está prohibido extraer partes de la armadura de los Dioses. Pero Malik y los suyos no quieren quedarse ahí, y buscarán algo mucho más extraño y valioso, un Dios vivo. ¿Lo conseguirán?

Me ha dado que pensar (tampoco es una reflexión muy profunda), como los seres humanos llaman Dioses a seres de tamaño imposible y origen desconocido, y pese a ello, como no pierden el tiempo en «alimentarse» de estos cuando mueren. En otra escala, debe ser algo parecido a cómo los insectos nos ven a nosotros. Y dadas las dimensiones y posibilidades del Universo, ¿por qué no iba a ser lo mismo?

Al Ewing obviamente no se queda en estos detalles que os acabo de esbozar, y nos regala un montón de personajes muy bien definidos, y lo más importante, con un pasado y unas motivaciones que son lo que van a mover esta historia.

Por otro lado Simone Di Meo realiza un excelente trabajo de diseño y dibujo de personajes, naves y por supuesto de los Dioses. Pero creo que se han pasado un pelín (no sé si es cosa suya), con la postproducción de imagen, iluminación, efectos digitales, etc. Hay muchas ocasiones en las que no sé qué está pasando, y ese trazo tan fino no ayuda nada. Me he acostumbrado a un dibujo más «sencillo» y de trazo grueso, y ahora mismo digiero regular estas fantasías oculares.

Planeta Cómic nos trae este tomo que recopila los 5 primeros números de la colección americana, con tapa dura, 152 páginas a todo color, editorial, y cubiertas oficiales y alternativas, que son un regalo para los ojos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.