Reseña: La Rusia de Putin (Darryl Cunningham)

En marzo de 2022 un ruso de 270 kilos se encadeno a la puerta de un McDonald’s en Moscú. No protestaba contra la famosa marca de comida rápida, hay quien también la llama comida basura pero esos tristes no tienen ni idea, al contrarío su acto de protesta era consecuencia del anuncio del cierre de los restaurantes de la franquicia en toda Rusia y el cese temporal de su actividad con motivo de la invasión de Ucrania por parte de Rusia. Por supuesto a este hombre, activista por la paz y amante de los Big Mac a partes iguales, poco le duro la reivindicación. Pronto fue arrancado de la puerta por las fuerzas policiales del país y puesto a disposición de la “justicia rusa” por delitos de vandalismo. La anécdota no dejaría de ser un chiste gracioso si no fuera porque es un reflejo bastante fiel de la época en la que vivimos actualmente. Una sociedad que pasea su fina piel con la única preocupación de inventarse un pronombre con el que poder identificarse ese día. Y es que mientras nos preocupamos solamente de las pelusas que se acumulan en nuestros ombligos hay gente con bastante mala idea que aprovecha para conseguir lo que se proponga sin temblarle la mano en cuantos cuerpos haya que esconder en los armarios.

Un ejemplo claro de esto es ese ente vivo llamado Vladimir Vladimirovich Putin, Vladimir Putin para los amigos. Un niño nacido en los momentos más duros de la guerra fría, criado en pisos comunales en la helada San Petersburgo que pronto aprendió que la manera más rápida de triunfar era el uso controlado de la violencia y que tenía claro desde pequeño, desde que era solo un matón de patio, que quería entrar en la KGB y progresar desde  ahí hasta lo más alto que sus aspiraciones y argucias le permitieran llegar, el cielo era el límite y su ausencia de escrúpulos era una virtud para ello. Y resulta escalofriante ponerse a leer un libro, comic en este caso, como La Rusia de Putin. Una obra de carácter biográfico que recoge en apenas 170 páginas la vida de una de las personas más odiadas del planeta, Abascal ya lo siento pero no eres tú. Darry Cunningham repasa su vida y obra desde que peleaba con uñas y dientes con todo aquel que lo mirara mal en el edificio comunal en el que vivía de niño hasta que se ha instaurado como un nuevo dictador envuelto en la bandera de la libertad de su pueblo, básicamente como hacen todos los dictadores.

Cunningham no escatima en la información. Nos pone en contexto con sus años de juventud en la KGB, su vida en Alemania, su paso por la perestroika de Gorbachov, la ascensión en el seno del partido durante los años de presidencia de Boris Yeltsin, su escalada al poder y todas las tropelías que ha cometido para mantenerse aferrado a él, desde cambios en las leyes, guerras, secuestros y extorsiones e incluso dejarse entrever su mano en el asesinato político de más de media docena de rivales, políticos o sociales. Una obra que nos narra estos acontecimientos en forma de comic en el que vemos la vida de un personaje más propio a un  villano de novela pulp pero que tristemente es real y nos hemos dado cuenta demasiado tarde.

Astiberri edita La Rusia de Putin y es posible que sea uno de los comics más interesantes que vais a poder encontrar en vuestra librería y que os aconsejo encarecidamente que os lo leáis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.