Reseña: La Guerra de Los Mundos (Javier Olivares y Santiago García)

De la mano de Astiberri Ediciones nos llega La Guerra de Los Mundos, segunda adaptación literaria tras El extraño caso del Doctor Jekyll y Míster Hyde (que espero poder leer en breve), que ha parido la dupla conformada por Javier Olivares y Santiago García.

Santiago García confecciona una maravillosa historia que, partiendo de una premisa muy sencilla como es darle la vuelta al argumento, es decir, qué pasaría si los humanos somos los invasores en lugar de los invadidos, se nos plantea una distopía de lo más curiosa, en la que vamos a vivir las trágicas historias de cada uno de los miembro de una familia marciana compuesta por padre, madre, hijo e hija. Todo empieza con la llegada del hombre a Marte, seguida de la invasión total y devastación del planeta rojo, el sometimiento de la especie marciana, para terminar viviendo y sufriendo con ellos las penurias que pasan en campos de trabajo y cosas mucho peores. 

Me ha parecido brillante cómo resuelven por ejemplo el problema de los virus, que recordemos que en el relato original es lo que acaba con la especie invasora, o cómo los autores se atreven a tocar temas políticos o raciales, y además con todo el sentido del mundo. Amén de lo increíble que me parece que nos puedan contar tanto en tan pocas hojas, consiguiendo que nos imaginemos mucho de más de lo hay plasmado en el cómic, fantaseando con lo que habrán pasado los protagonistas entre un capítulo y otro, pese a que nos dan algunas pinceladas de ello.

Por su lado, Javier Olivares hace un trabajo sublime, dotando esta historieta de un tono muy pulp mezclado (si se me permite) con un toque “picassiano”, con algunas estampas que de hecho casi recuerdan al Guernica, y haciendo uso de recursos tan interesante como una gama de colores para cada capítulo, en la que el color, en palabras de Olivares, más allá de un elemento emotivo o ambiental, es un código, una herramienta más para contar la historia.

Si algo nos han enseñado García y Olivares, además de que son unos artistas formidables, es que se puede contar la misma historia, o mejor dicho adaptar, de una forma original e impactante, independientemente de las veces que la hayamos visto, leído o escuchado antes. Un tebeo espléndido e inolvidable que ya ocupa un lugar especial en mi particular colección. No os lo perdáis.

Esta edición en cartoné de 56 páginas a todo color, cuenta además con ocho páginas de extras sobre diferentes partes del proceso gráfico de Javier Olivares, así como un texto de Santiago García sobre la aproximación que hacen a la obra de H. G. Wells y los trágicos ecos que desgraciadamente resuenan de este título en la actualidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.