Reseña: Korokke y el espíritu bajo la montaña (Josep Busquet y Jonatan Cantero)

Korokke y el Espíritu bajo la montaña.

Mientras daba la segunda lectura a “Korokke y el espíritu bajo la montaña” para tomar algunas notas para la reseña estaba pensando en cómo la narrativa oral era capaz, con el paso de las generaciones, de convertir los hechos históricos en leyendas. Como las hazañas de personajes históricos se van envolviendo poco a poco, conforme pasa de una persona a otra, en un halo de fantasía y misticismo convirtiendo estas historias en proezas épicas. Algo que sin duda se acentúa y multiplica por mil en sociedades con un folklore tan rico como el japonés donde señores feudales y clanes se funden con ogros, yokais, tengus y demás criaturas. Un folklore tan rico en el que cabe cualquier historia hecha con el mimo necesario de dibujar un escenario plausible dentro de él.

“Korokke y el espíritu bajo la montaña” es un ejemplo muy claro de esto. El guionista, Josep Busquet, toma la mítica batalla de Okehazama donde Oda Nobunaga venció a un ejército de 40000 samuráis al mando de apenas 3000 hombres como base para tejer una historia en donde Korokke y Fugu, un Oni y kitsune, vagan por el Japón de 1500 estudiando el arte de la espada para ser los mejores espadachines de todo Japón. Durante uno de sus viajes tendrán que ayudar a Negi, un joven moje, a defender un antiguo templo y al misterioso secreto que en él se esconde de las ansias insaciables de poder de un Nobunaga y donde descubriremos porque le apodaban el Dairokuten Maō. Como digo es una historia con un guión muy sencillo pero que esta estupendamente perfilado y con la suficiente dosis de fantasía para crear una trama llena de aventuras, acción y personajes carismáticos.

A nivel visual encontramos a Jonatán Cantero, un joven ilustrador barcelonés cuyo trabajo se centra en el desarrollo de personajes para videojuegos pero que ha dado el paso a los comics con las aventuras de Korokke. Su estilo es muy refrescante con un arte visual muy llamativo que mezcla el más puro estilo mangaca con los trazos claros y la limpieza de los comics europeos clásicos de la escuela franco-belga.

Un comic que no hubiera sido posible sin esa maravillosa herramienta, cuando se sabe usar, que es el micromecenazco, esta vez en la plataforma Spacemanproject. Un proyecto que consiguió una financiación extra superando lo pedido y que dio la oportunidad a Josep y Jonatán de publicar la segunda aventura de Korokke. Y que ahora podemos disfrutar gracias a ECC en una edición de gran formato y tapa dura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.