Reseña: Flinch – Antología de terror (VV.AA.)

Corren buenos tiempos para los amantes del cómic de terror, un género que no ha dejado de pasarse por este portal, y que vuelve a hacerlo vestido de gala para la ocasión. Y es que ECC Cómics ha lanzado en un tomo único cartoné la antología completa de terror Flinch, esa iniciativa que surgió del sello Vértigo para juntar a un auténtico all stars del mundo de la viñeta.

Este volumen nos trae de forma integral todas las historias que fueron reunidas hace más de dos décadas, y que cuenta con plumas de la talla de Brian Azzarello, Garth Ennis, Bruce Jones, Greg Rucka, Scott Cunningham o Will Pfeifer entre muchos otros. No desluce para nada el elenco de los artistas que los acompañan para dotar al cómic de una variedad de estilos envidiable con firmas como Essad Ribic, Richard Corben, Javier Pulido, Jim Lee, Kelley Jones o Kent Williams por nombrar solo a algunos.

El cómic de terror a veces puede recurrir a escasos colores de tonos oscuros o echar mano de la psicodelia en la paleta para jugar con nuestra angustia, apoyando a historias más psicóticas donde alucinaciones y delirios están a la orden del día. Vértigo acudió a tintas de renombre con gente como Pamela Rambo, José Villarrubia, Craig Hamilton, Clonal, Bruce Timm o Patricia Mulvihill. Podríamos listar al resto de guionistas, dibujantes, entintadores y portadistas pero nos faltarían páginas para hacerles justicia a todos.

La edición de ECC cómics en cartoné resulta ser el formato idóneo para encontrar toda esta colección reunida en un mismo sitio. Eso y el hecho de que sean historietas cortas independientes facilitará su lectura sea cual sea tu ritmo. Algunas historias como Descenso recurren a viñetas sin ningún bocadillo para contar una secuencia de una espiral de adicciones como el sexo o las drogas. Otras como Hombre Cohete dibujada como los ángeles por Jim Lee plantean una tragedia sin apenas violencia explícita. Una de mis preferidas ha sido Comidas de la Chica Lobo que une a Bruce Jones y el tradicional estilo grotesco del maestro Corben en un cuento perturbador de tentaciones retorcidas.

Lo que tienen todas tienen en común es que no van más allá de las 6 u 8 páginas a lo sumo con lo que su rápida lectura te va a hacer querer empezar una y otra más. Algunas de ellas echan mano de la violencia y el gore, pero con otras hablaremos de un terror más psicológico por lo que su gran variedad de estilos evapora cualquier atisbo de monotonía en su lectura.

Es difícil sacarle aristas a un libro de esta entidad porque, seas el tipo de lector que seas e independientemente de tus preferencias, seguro que encuentras aquí muchas historias a tu medida. No obstante, lo cierto es que los únicos extras que trae son las portadas que en su día identificaron las entregas de Vértigo y que son usadas para delimitar las grapas donde se recogían cuatro o cinco historias. El precio de 38,50 euros puede echar para atrás al lector más casual, pero desde luego es un indispensable en la colección de los apasionados del género. A pesar de todo, he de decir que un servidor ha echado en falta algún añadido más teniendo a tantos artistas y guionistas reunidos y siendo una pieza tan especial. Unas entrevistas al editor, algunas declaraciones de los autores o si cabe un prólogo de alguna personalidad del mundillo en nuestro país hubiera sido un detalle a agradecer. Más allá de eso solo me queda recomendarte que te pongas cómodo y disfrutes sus casi 400 páginas de angustia, miedo y violencia sea cual sea tu paladar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *