Reseña: El Misterio Religioso (Grant Morrison, Jon J Muth)

Aterrizas algo aturdido en medio de las páginas con dibujo fotorrealista de Jon J Muth y unas  viñetas de tintes manifiestamente oníricos en los que Dios departe con ángeles y demonios. Todavía no sabes muy bien a qué agarrarte pero el genio de Grant Morrison enseguida te agarra de la pechera para zambullirte en la trama de El Misterio Religioso, un thriller psicológico que nos llega de la mano de ECC.

Frank Carpenter es un detective que llega al apartado pueblo de Townley para investigar el asesinato de Dios en la representación teatral de El Misterio Religioso. El brutal crimen tiene múltiples matices a analizar en un pueblo donde su alcalde se enfrente a una futura reelección, una obra de teatro enraizada a la comunidad religiosa del pueblo, una joven periodista que desea cazar la historia del año para buscar fortuna en cualquier otra parte, y el propio subinspector Carpenter que ansía resolver el asesinato para redimir sus fantasmas del pasado.

Me encanta Grant Morrison a pesar de Morrison. Digo esto porque aunque su talento es innegable, a veces los derrapes en sus tramas de idas y venidas me dejan fuera de juego cuando su intensidad va algo pasada de revoluciones. Por eso tal vez por ser una historia de escasas 90 páginas en esta ocasión he visto brillar el talento del autor escocés en un espacio mucho mejor aprovechado. La historia no se pierde en nimiedades, va directa al meollo, pero sabe desarrollar con maestría los elementos de suspense y presentar hechos y personajes para que disfrutemos raspando la superficie y encontrar los detalles hasta entender que tenemos ante nosotros un auténtico cómic que es puro homenaje a la mejor novela negra.

Sus diálogos afilados y una estructura brillante son los grandes valedores de un trabajo destacable dentro de la biblioteca Morrison. El estilo artístico es casi igual de refrescante que el trabajo en el guión y para ello tiene de partenaire al estadounidense Jon J Muth, ilustrador de multitud de cuentos infantiles que aquí saca a relucir su vertiente más fotorrealista para ofrecer viñetas que son casi fotografías ilustradas. Es un dibujo que sorprende ya que en ocasiones aparenta estar falto de motricidad con expresiones casi congeladas de los personajes, pero que imperceptiblemente suple esto con un encuadre artístico sobresaliente capaz de hacernos vivir de primera mano el contexto de esta genial historia de crímenes.

La editorial ECC nos trae bajo el sello DC Black Label una historia que atrapa sin piedad al lector a lo largo de sus 88 páginas, en una edición elegante pero somera en lo que a extras se refiere. Únicamente contaremos con un par de ilustraciones de la cubierta y sobrecubierta creadas por Muth. Su es precio de 14,95 euros pero a poco que seáis amantes de Morrison, es una obra a tener en cuenta para añadir a la colección

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.