Reseña: El Departamento de la Verdad. Vol 1: El Fin del Mundo (James Tynion IV / Martin Simmonds)

El COVID no existe, las vacunas las usan para controlarnos, el hombre nunca llego a la luna, estamos controlados realmente por los reptilianos, la tierra es plana. Todas estas son verdades incomodas con las que tenemos que vivir cada día. Verdades, al menos, para una parte de la población. Para otra parte, para la inmensa mayoría, son solo conspiraciones sin sentido que son seguidas con fe religiosa, esto lo se de buena tinta, por cuatro locos y no tan locos.

Pero qué pasaría si la realidad pudiera ser maleada a partir de nuestras creencias. Qué pasaría si una idea fuese creída por suficientes personas con la suficiente fuerza como para convertir una idea inmaterial, un pensamiento abstracto en algo tangible capaz de sobreescribir nuestro pasado, reescribir nuestro presente y asentar de manera inamovible nuestro futuro. Entonces todas estas teorías, estas conspiraciones, estas locuras serían un arma muy poderosa en las manos equivocadas.

Este es el concepto que toma James Tynion IV (Batman, The  Hellblazer) como punto de partida para su “El Departamento de la Verdad Vol 1: El fin del Mundo”. La idea de una realidad maleable a partir de las creencias de la gente y la de un utrasecreto departamento gubernamental que debe asegurarse cueste lo que cueste que las conspiraciones sigan siendo solo conspiraciones, meras ilusiones inventadas y seguidas por los cuatro locos más locos de Twitter. Para ello tendrán que sumergirse en las entrañas de los foros más turbios de internet, infiltrase en las sectas más peligrosas o simplemente eliminar una idea que empieza a fraguarse en la cabeza de una sencilla ama de casa. Y que me cuelguen si no es la ida de olla más interesante que me he topado desde hace muchísimos años en las páginas de un comic y me atrevería a decir que cualquier otro medio audiovisual.

Pero este concepto no solo esta en el guion sino que permea al aspecto artístico del comic. Martin Simmonds recoge el guante de las ideas expuestas en el argumento para trasladarlas de manera visual a la obra. Los personajes son apenas esbozos, las viñetas poco más que bocetos, no hay detalles, todo esta velado, a medio formar, no existe un orden definido en la distribución de las paginas, cambiando el orden de su lectura. Todo el aspecto artístico del comic es como si este comic fuera también una realidad inventada que trata de abrirse paso pero que no termina de materializarse, quizás si creemos muy fuerte en ella tal vez lo consiga.

De verdad os digo que estamos ante uno de los comics que os van a impactar de verdad. Ya tenía las expectativas muy altas debido a las criticas leídas sobre el pero tengo que decir que es una obra que me ha sobrepasado totalmente. Una historia de 5 capítulos que te enganchará de manera irremediable y te dejará con un hype que te hará bastante jodida la espera hasta que Norma saque el siguiente volumen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.