Reseña: Batman: La Saga Cinematografica (Dennis O’neil)

Vuestros héroes ya no existen. Los personajes que hoy sigues y lees, o ves en televisión y cine, no son “tus” personajes. Los héroes de antaño hace tiempo que perdieron los ideales y valores con los que fueron creados para convertirse en meros “productos” y lo que en su día fueron fábricas de sueños ahora solamente son carísimos laboratorios de ideas cuya labor es fabricar el próximo megaevento que llevar a pantalla. Y sí, sé lo que estás pensando: Ya está aquí el que no tiene ni idea de comics diciendo tonterías.  Y sí, tienes razón. No tengo ni idea de cómics lo que no quita que lo digo no sea cierto. Solo tenéis que echar un vistazo al MCU para ver un ejemplo de lo que digo. Películas y series sacadas una tras otra, usando el mismo patrón una y otra vez. Productos enlatados listos para abrir, consumir y olvidar.

Lejos parecen quedar, casi perdidos en tanta bruma de efecto digital, cuando se trataba de dar el máximo empaque a una adaptación cinematográfica de un cómic. No nos engañemos, no se hacía por respeto al personaje o a la obra en sí misma sino para atraer al máximo número posible de espectadores a la butaca. Jack Nicholson, Michael Keaton, Kimbasinger, Billy De Williams, Tim Burton… Maldita sea, Si no iban al cine por el personaje friki de turno que al menos lo hiciera por los nombres que firman la película. Gracias a esa manera de pensar Warner Bros dio a luz la primera de las adaptaciones de Batman. Una saga cinematográfica que se alargó desde 1989 hasta 1997 y que durante esos 8 años nos trajo 4 películas que nos dieron tantas alegrías como penas.

Una saga cinematográfica a la que todos los lectores más viejunos le tenemos gran cariño y que vistas desde la densa neblina de la nostalgia no parecen tan malas películas. Esto es algo que a las editoriales no les pasa desapercibido y es por ello que este pasado Batman Day  desde ECC se anunció la publicación de Batman: La Saga Cinematográfica.  Un pequeño tomo que reunía las adaptaciones oficiales al cómic de las 4 primeras películas del caballero de Gotham: Batman, Batman Returns, Batman Forever y Batman & Robin. 

Pero no esperéis encontrar en sus páginas una traslación 1:1 de las películas ya que no es así. A nivel de guión  Dennis O’neil hace un trabajo estupendo, se encarga de adaptar al lenguaje del cómic los 4 films resumiendo y concentrando bastante las tramas eliminando las partes que sí bien tenían sentido en las películas  eran imposibles de trasladar en el lenguaje del cómic. Por lo que cada cómic nos cuenta de manera bastante exacta lo que nos podíamos encontrar en cada una de las películas en exactamente 68 páginas cada una, algo que me ha resultado bastante curioso. Los tramas de Joker para  inundar Gotham con Sonriex, la ambición de poder y aceptación social del Pingüino, los histriónicos acertijos de El Acertijo y el gélido plan de Frio no sólo están presentes si no que están perfectamente plasmadas. E igual pasa con los personajes, todos están traídos al cómic de manera exacta. Desde Michael Keaton, el mejor Batman que hemos tenido en pantalla, hasta George “Dónde está mi cheque” Clooney, todos conservan sus personalidades y son perfectamente reconocibles. Al igual que pasa con los villanos y el resto de personajes como Jack Nicholson, Carrey, Devito, Schwarzenegger, Basinger… conservan sus mejores líneas y momentos estelares. 

Y aunque en la escritura conservamos al mismo guionista a la hora del dibujo si que vemos un baile de nombres. Jerry Ordway, Steve Erwin, Michal Dutkiewicz y Rodolfo Damaggio se hacen cargo del estilo y dibujo de  cada una de las adaptaciones transmitiendo de manera soberbia los enfoques y estilos de cada uno de las películas.Y aunque en la parte física los actores están perfectamente representados si es cierto que los dibujantes se toman más licencias a la hora de representar las distintas escenas que pudimos en las películas. Salvando este detalle el trabajo de la parte gráfica es increíble 

ECC da lo que prometió. Un buen tomo de casi 300 páginas cargadas de contenido pero sobre todo de nostalgia. ¿Es un imprescindible dentro de tu biblioteca? Es una pregunta bastante difícil de contestar ya que la respuesta depende del cariño que le tengas a esta saga de películas. Si eres como yo, un hijo de los 80 que creció jugando a ser Keaton enfundado en su traje luchando contra  el joker o el pingüino, es una de esas obras que ocuparan un lugar de honor en tu colección, si en cambio eres de esos desvergonzados que dicen que “The Batman” es la mejor representación del personaje tal vez te guste algo menos. De lo que sí que no tengo duda alguna es que por lo que vale, apenas 30 euros, es una de esas compras de las que no te arrepientes nunca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.