Reseña: El mundo ilustrado de Tolkien

Recuerdo perfectamente el verano que inicié y terminé la lectura de El Señor de los Anillos, una lectura que, sin yo saberlo, marcaría con una huella indeleble en mis preferencias literarias: la literatura fantástica(y la ciencia ficción) pasaría a ocupar una buena parte de mis horas. Lo recuerdo para bien y para mal, claro, porque para un joven de 12 años la lectura de la obra cumbre de Tolkien podía ser ardua y compleja: largas descripciones, infinidad de personajes, la existencia de toda una serie de historias previas que convertían a El Señor de los Anillos en una obra múltiple y casi infinita. Una obra inmensa que casi me ahogaba en sus páginas, pero que sabía evocar, como ninguna antes lo había conseguido antes, un mundo repleto de maravillas y terrores, de personajes inolvidables y pasajes que quedarían grabados a fuego en mi memoria. A partir de entonces, y durante una larga etapa, todas las obras del género las comparaba a él. Y mi imaginación siempre volaba hacia sus parajes y seres maravillosos. Aún hoy recuerdo el gran poder de evocación que ejercieron en mí sus centenares de páginas y cómo, inevitablemente, me imaginaba paseando por sus diferentes paisajes. Era muy joven, sí, pero ese entusiasmo aún hoy se despierta cuando pienso en Tolkien y su obra. Y es por eso que la obra que hoy nos ocupa es una celebración para aquellos que quedamos encandilados por la obra de Tolkien y a sus mundos (im)posibles.

Y lo hace de una manera muy sugerente y erudita porque, para empezar, el encargado de realizar este compendio es David Day, el responsable de obras tan interesantes como Los poderes ocultos de Tolkien o Los hobbits de Tolkien, entre otros textos. Un estudioso de la obra de Tolkien que no solo comparte un gran entusiasmo sino un conocimientos profundo de la materia: la vida y obra de Tolkien no son un secreto para él y eso nos abre a sus lectores innumerables puertas por las que acceder a una gran cantidad de información que, de otra manera, nos sería compleja de acceder. Además, David Day bucea en la mitología de Tolkien y en la nórdica, celta… para hablarnos de los influjos que estas tuvieron sobre la obra del maestro inglés. Pero, sin duda, uno de los aspectos más destacables de El mundo ilustrado de Tolkien es la posibilidad de observar el influjo que su obra ha tenido en innumerables artistas y cómo estos han plasmado sus muchos mundos, personajes, habitantes, razas… Una gozada absoluta ver tantos estilos diferentes cohabitando en un mismo universo: oscuros, vívidos, infantiles, sugerentes… Un libro tan rico como el universo que plasma.

Así pues, El mundo ilustrado de Tolkien es una lectura de referencia para todos los interesados en su obra literaria, sus influencias, su representación: personajes, razas, ejércitos, arquitectura, etc. Todo tiene cabida en esta cuidadísima edición de Minotauro que, como es habitual ella, ha tenido un mimo increíble a la hora de cuidar esta edición en tapa dura e ilustraciones a todo color. Imprescindible, pues, para aquellos que soñamos con pisar la Tierra Media.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.