Ultralazer, 1. Horb y Bouko (Pauline Giraud, Maxence Henry e Yvan Duque)

Dejadme decirlo desde un principio: el trabajo que han realizado, a seis manos, Pauline Giraud, Maxence Henry e Yvan Duque es francamente sensacional. Distribuyéndose, cada uno, las tareas de escritura, dibujo de personajes y dibujo de los fondos, este trío de creadores ha conseguido una obra de lectura ineludible para los jóvenes… y no tan jóvenes. Está claro que Ultralazer es una fábula sobre el ecologismo y la importancia de cuidar nuestro entorno y a todos aquellos que lo habitan para poder garantizar una vida en armonía. Pero si destaca tanto es precisamente por hacerlo de una manera sutil y, ante todo, entretenidísima: porque sí, el propósito de esta obra es deleitarnos con una trama y unos personajes (luego hablaremos de ellos) divertidos y entrañables mientras vamos interiorizando de manera paulatina pero poderosa su precioso mensaje: cada vida cuenta y es necesaria para mantener el equilibrio.

Topói es un planeta pacífico donde reina el Rey de los animales (valga la redundancia). Sus dos guardianes, el joven Horb y su montura Bouko, tienen un vida tan apacible como su planeta permite, extrayendo y haciendo acopio de piedras que permiten desatar algunos poderes sorprendentes. Pero todo ello cambia un buen día con la llegada de los buzardos, unos seres de otro planeta que vienen en busca del Ultralazer, un arma capaz de desatar un temible poder a aquel que consiga hacerse con él. Así pues, Horb y Bouko inician una travesía para tratar de salvar al Rey de los animales y, por supuesto, a Topói, de la dominación de los buzardos.

Con esta premisa tan sencilla como emocionante, Ultralazer da paso a una serie de personajes absolutamente deliciosos y que nos van a robar más de una carcajada y, porqué no decirlo, alguna lagrimita. En este sentido, se ha destacado la herencia del shônen en este cómic y, desde luego, no andan nada errados al identificarlo: estamos ante una aventura donde un joven aprendiz debe descubrir los poderes que oculta mientras trata de salvar el mundo que conoce. Todo ello aderezado con un viaje de autodescubrimiento y, por supuesto, grandes toneladas de humor que funcionan a la perfección: desde el dúo protagonista, Horb y Bouko, hasta el más insignificante de los secundarios (magnífico Besugo, que cuenta sus apariciones por auténticas carcajadas), todos brillan con luz propia.

Como también brilla el apartado artístico: el diseño de personajes, de las diferentes especies, de la vegetación y los animales… gozan de un colorido y una imaginación desbordante que los dota de viveza. Y los paisajes que nos depara esta enorme aventura son de una gran calidad: cada pueblo, cada camino, cada bosque, lago… cada elemento que aparece tiene personalidad propia y dota de una enorme variedad a la obra.

Así que ya saben, si tenéis ganas de emprender un gran viaje lleno de aventuras y humor, con un mensaje tan sencillo como bonito y con una capacidad para sorprender al lector y dejarlo maravillado viñeta tras viñeta, Ultralazer es una opción que no defraudará por sus grandes personajes y sus maravillosos entornos. Uníos a ellos para salvar al Rey de los animales y a Topói.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *