Reseña: Batman Silencio (Jeph Loeb y Jim Lee)

Creo que todos, en alguna ocasión, hemos hecho eso de entrar en nuestro buscador favorito y teclear “mejores cómics de Batman”. Con ligeras variaciones, dependiendo de quién y cuándo haya elaborado cada lista, los resultados suelen ser bastante parecidos: Año Uno (Frank Miller, David Mazzucchelli), El Regreso del Caballero Oscuro (Frank Miller), La Broma Asesina (Alan Moore, Brian Bolland), Arkham Asylum (Grant Morrison, Dave McKean)… así como una tripleta de obras guionizadas por Jeph Loeb. Estoy hablando de El Largo Halloween (con dibujo de Tim Sale), Victoria Oscura (también con Sale) y, la obra que hoy se acerca de visita por la reserva, Batman: Silencio.

¿Es tan buena como todos estos listados parecen sugerir? ¿Ha aguantado bien el paso del tiempo? En la humilde opinión de este que escribe, aunque está un escalón por debajo de otras de las obras anteriormente citadas y tiene algunas decisiones de guión cuanto menos discutibles, es justo decir que Batman: Silencio es uno de los arcos más completos de las aventuras del hombre murciélago y más sólidos en su apartado artístico.

A finales de los años 90 y principios de los 2000, Jeph Loeb se encontraba posiblemente en el punto álgido de su carrera como guionista, habiendo encadenado dos de las mejores historias del Caballero Oscuro hasta la fecha, las ya citadas El Largo Halloween y Victoria Oscura, ambas con Tim Sale a los lápices. Sin desmerecer para nada el trabajo de Sale, muy clásico en el trazado de los personajes y muy parco en los fondos, en DC Comics decidieron que había llegado el momento de subir las apuestas y optar por un dibujo más contundente y espectacular, y para ello asignaron al dibujante estrella del momento, Jim Lee, para completar la dupla creativa. El fruto de esta colaboración fue Batman: Silencio, la serie de 12 números publicada en la colección principal del Cruzado Enmascarado entre octubre de 2002 y septiembre de 2003.

La historia comienza por todo lo alto, con el Batman más analítico ejecutando con precisión milimétrica el plan trazado para rescatar a un joven que ha sido secuestrado, y antes de que nos demos cuenta nos encontraremos con un impresionante (y contundente) combate contra el imponente Killer Croc seguido, sin apenas tener tiempo a coger aliento, por una vertiginosa persecución acrobática sobre los cielos de Gotham tras la sugerente figura de una Catwoman que pocas veces ha lucido tan sensual. Y esto no ha hecho más que arrancar…

A lo largo de la historia, Batman tendrá que hacer honor a su fama de mejor detective del mundo para seguir la pista a lo largo y ancho de Gotham (y una breve pero intensa visita a Metropolis) del misterioso y desconocido criminal, Silencio, que parece empeñado de una manera casi obsesiva en acabar con la vida del murciélago de una manera u otra, apoyándose en una numerosa galería de villanos de auténtico lujo que no dudarán en complicar la existencia de nuestro héroe. En el camino, Batman se verá obligado a enfrentarse no solo a sus enemigos, sino también a un pasado lejano que volverá sacando a la luz recuerdos sepultados en su memoria olvidados muchos años atrás. De la misma manera, tendrá que reflexionar sobre el significado de la confianza y sobre el elevado precio que hay que pagar para poder llevar la máscara del Caballero Oscuro.

Por su lado, Jim Lee no quiere quedarse fuera de la fiesta y, como si fuese un mago, despliega todos sus trucos sin contención ninguna en un desfile de cuerpos musculados, anatomías femeninas de curvas perfectas, dinamismo y espectacularidad, sin olvidarse de dejarnos con la buena ración de splash pages a las que ya nos tiene acostumbrados. Todo un festival del exceso que nos hará detenernos en la práctica totalidad de sus 320 páginas.

Aunque no tiene tantos extras como la versión Deluxe publicada el año pasado, la cuidada edición que nos trae ECC Ediciones está al buen nivel al que la editorial nos tiene acostumbrados. A un precio más económico que su hermano mayor y presentado en tapa dura, el volumen recoge de forma íntegra los 12 números en los que esta historia se publicó originalmente y los complementa con la imprescindible colección de portadas, así como una pequeña recopilación de los siempre vistosos bocetos e ilustraciones a cargo de Jim Lee.

Batman: Silencio es, sin duda, una de las obras más completas del Caballero Oscuro: encontraremos al Batman detective que tanto nos gusta, pero también al héroe de acción que sabe encajar los golpes como ningún otro. Disfrutaremos de la presencia del dream team de los villanos clásicos, así como de algún invitado sorpresa… y todo ello bajo la mirada de un Jim Lee en plena forma. ¿Qué más se puede pedir?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.