Reseña: Thorgal. Integral 7 (Jean Van Hamme, Grzegorz Rosiński)

Aunque apenas han pasado unos pocos meses desde que se publicase el Integral 6 de la serie Thorgal, la espera se nos ha hecho realmente larga. A estas alturas de la colección nuestro no-vikingo favorito y su familia se han convertido ya en parte de la nuestra y sus peripecias son ya tan cercanas que casi se perciben como propias. Echando la vista atrás, las historias que tienen lugar en este Thorgal (Integral 7) se publicaron más de 20 años después de aquella Maga traicionada con la que se inauguraba la colección. 20 años de aventuras y emoción que han ido creando un vínculo con los lectores que ya no se podrá quebrar.

Este volumen recoge los álbumes 25 a 28 de las andanzas del hijo de las estrellas y sigue manteniendo todos los elementos que conforman su identidad y que han catapultado a la serie al éxito de crítica y público. Aventura, acción y honor se dan la mano con la magia, la mitología e incluso con la ciencia ficción en un equilibrio imposible… pero que funciona perfectamente gracias al buen hacer de Van Hamme y Rosiński.

Aunque es cierto que a estas alturas de la colección, superada ya la madurez narrativa y artística, se percibe ya cierto agotamiento en cuanto a la originalidad de las historias planteadas por Van Hamme, el guionista belga tiene la habilidad suficiente para seguir introduciendo nuevos elementos narrativos, como el cambio de narrador en La peste azul, así como la veteranía y los recursos necesarios para que el ritmo de la narración no flaquee y en ningún momento decaiga el interés del lector.

En este integral continúa el periplo de Thorgal y su familia en su infructuosa búsqueda de un hogar en el que poder vivir tranquilos alejados de los conflictos del mundo, completando el Ciclo del vikingo errante iniciado en la última historia del volumen anterior y arranca el Ciclo del último viaje, cuyo nombre nos anticipa que será el último de la serie guionizado por Van Hamme y que llegará a su fin en el siguiente tomo de la colección. Vale la pena destacar la inteligente (y acertada) decisión de dedicar uno de los últimos capítulos a la figura de la siempre interesante Kriss de Valnor, de cuyo paradero no sabíamos nada desde su separación de Shaïgan, y que merecía un final a la altura de su personaje.

El que continúa en plena forma es el equipo artístico formado por Grzegorz Rosiński y la colorista Grażyna Fołtyn-Kasprzak (que firma como Graza), que en esta ocasión se moverá en entornos más cálidos de ambientación mediterránea, aunque también habrá lugar para desiertos, bosques y ese mar embravecido que tan bien se le da al dibujante polaco. Merece la pena destacar, en el álbum El reino bajo la arena, una impresionante ilustración a doble página que recoge el mundo y la historia de Thorgal hasta el momento que se basta por sí misma para justificar la compra de este tomo.

Los álbumes incluidos en este integral son los siguientes:

La peste azul

“Me llamo Jolan. Tengo doce años y voy a morir”. De esta forma tan impactante, con un Jolan amordazado y con la piel azulada, comienza, in media res, este relato en el que Thorgal tendrá que luchar contra un buen número de enemigos y contra el reloj en una carrera desesperada para salvar a su familia de una muerte segura.

El reino bajo la arena

Cuando ya creíamos que la herencia cósmica de Thorgal había quedado sepultada en el olvido, un fortuito encuentro en el desierto le llevará a conocer los restos de la mítica Atlántida y le volverá a poner en contacto con sus antepasados… aunque el reencuentro no será tan feliz ni tan sencillo como le hubiese gustado.

El bárbaro

De poco ha servido que Thorgal y su familia hayan logrado escapar con vida del desierto en el capítulo anterior, puesto que inmediatamente son capturados, separados y vendidos como esclavos. ¿Cómo se puede luchar por la libertad cuando todo el juego está amañado desde la propia raíz? Una historia que termina dejando a nuestro héroe en una posición más que complicada…y que marca el comienzo del fin de la etapa de Van Hamme como guionista de la serie. 

Kriss de Valnor

No es que sea precisamente una sorpresa, puesto que tanto el título como la portada del álbum (y del tomo) lo dejan bastante claro. Pero… ¿quién podía pensar que, condenada como esclava a trabajar en una mina de sal, la bella Aaricia iba a cruzar su camino una vez más con su némesis Kriss de Valnor? Una historia que profundiza en la relación entre ambas mujeres, cierra dignamente el arco argumental de la mercenaria… y nos deja una sorpresa que cambiará una vez más el pequeño mundo de Thorgal.

No pueden faltar a la cita los habituales extras a los que Norma Editorial nos tiene ya acostumbrados a lo largo de toda la colección de integrales. Las cuatro historias que conforman este volumen vienen acompañadas de las portadas originales Rosiński, además de un extenso dossier final con bocetos, diseños, ensayos e ilustraciones del propio artista así como los imprescindibles textos del guionista y crítico de cómic Jorge García encargados de situar la obra en el contexto de su tiempo. Todo ello, como no podía ser de otra forma en la serie de integrales, presentado en un lujoso tomo en tapa dura, lomo reforzado y papel de alta calidad que seguramente recorramos más de una vez mientras esperamos ansiosamente a la publicación del siguiente volumen de la colección, en el que asistiremos a la despedida de Van Hamme como guionista de la serie y a su sustitución por el también distinguido Yves Sente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.