Reseña: Second Coming (Mark Russell, Richard Pace)

Aunque estemos en pleno 2021 todavía parece que para algunas cosas no hemos avanzado nada tras siglos de evolución como sociedad. Y es que estamos en un momento en el que parece que todo ofende y que prácticamente cualquier cosa que se diga va a molestar a algún colectivo con la piel demasiado fina y con las antorchas demasiado a mano. Sin ir más lejos, estas últimas semanas hemos sido testigos de sendas polémicas protagonizadas por grupos que se sentían ultrajados por el argumento de la película Benedetta (Paul Verhoeven) o por la portada del disco Puta (Zahara) que, afortunadamente para todos, se han quedado en nada.

El que no tuvo tanta suerte, sin embargo, fue Mark Russell cuando apenas dos semanas antes del lanzamiento del primer número de su Second Coming, Vertigo (DC Comics) anunció que cancelaba su publicación ante las presiones recibidas por grupos ultracristianos, que acusaban (ojo, a una obra todavía no publicada) de inapropiada y blasfema. Una victoria pírrica para estos radicales, puesto que poco tiempo después la serie vería finalmente la luz bajo el paraguas de la editorial independiente Ahoy Comics y llega ahora a nuestro país de la mano de Planeta Cómic.

Pero, ¿de qué va Second Coming? ¿Es realmente para tanto? El propio título, que en español podemos traducir como Segunda Venida, ya nos da la respuesta: ¿qué sucedería en una hipotética segunda venida, en pleno S. XXI, de Jesucristo? Ante el fracaso del primer intento, que terminó con su hijo capturado y crucificado, Dios prefiere jugar sobre seguro y dejar a su primogénito bajo la tutela del mayor superhéroe de La Tierra, Sunstar, para ver si se le pega algo.

Como suele ser habitual en la obra de Mark Russell (Prez, Los Picapiedra, Las Crónicas del León Melquiades) la historia que nos plantea no deja de ser una excusa para centrarse en lo que más le interesa, el retrato crítico de una sociedad CCCC (cruel, caprichosa, corrupta y cínica) siempre desde el filtro de la comedia, el sarcasmo y la parodia; empezando por el propio Sunstar que no puede entenderse alejado de la sombra del todopoderoso Superman (incluyendo sus debilidades) o ese grupo de terapia para superhéroes al que acuden unos lamentables individuos sospechosamente similares a los miembros de la Liga de la Justicia.

Y es que, aunque resulte paradójico a tenor de toda la polémica generada, la figura de Jesucristo es precisamente la que sale mejor parada en toda esta historia. A fin de cuentas, no deja de ser una figura bondadosa y con ideales puros, remando contra corriente en un mundo moralmente cuestionable que le rechaza y reacciona violentamente contra su figura. Curiosamente (o no), aquellos que peor reaccionan son los que se definen a sí mismos como verdaderos cristianos y auténticos defensores de la fe. Aquellos que se llenan la boca con sus palabras son precisamente los mismos que no son capaces (o tal vez se niegan) de reconocerlo cuando lo tienen delante.

Para dar vida al relato, Russell cuenta con la mano de Richard Pace, que cumple con solvencia aplicando un estilo realista aunque con dos acabados diferenciados: uno más feísta y emborronada para toda la trama celestial, y otro mucho más limpio y luminoso para la trama terrenal, gracias también al buen hacer de Leonard Kirk y Andy Troy en la tinta y el color.

La cuidada edición que nos trae Planeta Cómic contiene los seis números publicados en 2019 por Ahoy Comics en un único volumen en tapa dura de 184 páginas incluyendo una buena ración de extras. Además de las habituales portadas originales, también encontraremos un par de portadas alternativas, así como los diseños de los personajes principales elaborados por Richard Pace y una pequeña aproximación a su proceso creativo. Hay que hacer mención a la inclusión de un llamativo 1 en el lomo, lo que sugiere la futura publicación de un segundo volumen con su secuela, Second Coming – Only Begotten Son, actualmente en curso en Estados Unidos. Una secuela que, a tenor de lo que hemos leído en este tomo, esperamos con ganas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *