Reseña: Lando Doble o nada (VVAA)

El timador y pirata más carismático de la galaxia regresa con una historia corta en el papel de protagonista absoluto. Lando: Doble o nada es el tomo recopilatorio de tapa dura editado en nuestro país por Planeta Cómic con el que podemos tener una nueva dosis de aventuras, humor y extra de encanto del bueno de Calrissian.

Hace un tiempo os trajimos la primera historia del nuevo canon protagonizada por Lando Calrissian, pero aunque aquella ocasión nuestro héroe estaba situado en la órbita temporal de la trilogía original, esta vez tenemos una extensión del personaje que vimos en la película de Solo: Una historia de Star Wars. Por tanto podéis descorchar el champán todos aquellos de vosotros, queridos lectores, que os quedasteis prendados del personaje que vimos en pantalla interpretado por Donald Glover, y es que en esta ocasión el artista Paolo Villanelli ha recreado al otrora Childish Gambino en las páginas de este tebeo.

Pero la cara de Glover en el rostro de Calrissian no será lo único reconocible, ya que el guionista Rodney Barnes ha echado mano de su siempre mordaz partenaire cibernética L3, como contrapunto en una historia que no pretende otra cosa que dar buenos momentos a una de las grandes figuras de la franquicia.

Como digo, la trama ha sido bastante previsible y es tal vez uno de los pocos pecados que tenga la historieta. Es un argumento de manual donde Lando se ve arrastrado a una peligrosa misión tentado por una copiosa recompensa, donde tendrá que colar unas armas en un enclave imperial. La benefactora de la misión es la hija de uno de los líderes de la población autóctona de un planeta ocupado por tropas de asalto, que obligan a esta pobre gente a trabajar sin descanso en un régimen de esclavitud. Pero la joven Kristiss quiere comandar una revuelta armada que ayude a su pueblo a romper sus cadenas.

Estamos justo en la etapa previa a los acontecimientos de Solo, con un Lando pilotando el Halcón Milenario junto a su socia L3 quien como ya sucedía en la película, tiene un buen arsenal de réplicas mordaces para cualquier chascarrillo que salga de los encantadores labios de Calrissian. El humor está asegurado con esta extraña pareja gracias a unos diálogos muy acertados y ocurrentes, que no obstante me ha dado la impresión de que se basaba demasiado en el producto del celuloide y pecaba algo de falta de alma. Además, la propia L3 tiene un momento bis con una escena prácticamente calcada a otra que vimos en aquel entonces. Pero Lando Doble o Nada cumple con lo que promete y nuestro protagonista con su espíritu aventurero, audaz y sarcástico, sabe salir de cualquier situación con soltura y logrando sacar a sus rivales de las casillas, a pesar de verse con el agua al cuello en varias ocasiones. Y todo ello sin dejar de lado los flirteos y delirios de grandeza a los que nos tiene acostumbrados.

El dibujo de Villanelli es extraordinario apoyado en un gran color del virtuoso Andrés Mossa quien sube el nivel a cada cómic que toca. Todo adereza unas fantásticas secuencias de acción ya sea combatiendo monstruos, cruzando blásters con las tropas imperiales o a bordo de la nave más famosa de la galaxia. Este formato recopilatorio de las cinco grapas de esta serie es de nuevo todo un acierto y una pieza que no debe faltar en tu colección de Star Wars.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.