Reseña: La Muerte de Superman – La Saga Completa

Lo héroes ya no se mueren como antes

El concepto de muerte en los cómics es algo que ya no nos tomamos en serio. En la última década es raro el año en donde no hay un gran evento donde algún personaje superheroico termina muriendo. Todos las artimañas narrativas posibles se ponen al servicio del guionista para enlazar una serie de acontecimientos que derivan en un instante épico donde el protagonista pone en un lado de la balanza el bienestar del mundo y en la otra su propia vida. Todo se cubre y se envuelve en una supuesta pátina de pompa, suntuosidad y magnificencia para dar todo el dramatismo posible al fin de un personaje que amamos, queremos y respetamos. Pero pese a lo épico y trascendental de ese momento todos sabemos que el próximo mes volveremos a tener otra nueva aventura de ese personajes que por birlibirloques de la continuidad volverá a estar con nosotros. Todos sabemos que será así porque ese mismo personaje murió hace 2 eventos y volvió a revivir y aquel tan famoso de la otra editorial dio su vida por nosotros para revivir dos números más tarde. Todo artimañas para crear un falso sentimiento de dolor y pérdida que nos empuje a consumir el siguiente número para saber cómo seguirá el mundo  el siguiente número sin él.

Pero esto es hoy en día. Hace unas décadas todo era bastante distinto. Es cierto que la muerte también azotaba la vida de los pobladores de las páginas de cómics pero siempre parecía evitar las pieles de los personajes más famosos y normalmente siempre eran personajes secundarios los que solían besar los fríos labios de la parca. Por eso cuando a comienzos de los 90 alguien en DC lanzó la idea de matar a Superman no sabía que estaban a punto de hacer historia. La muerte de Superman, héroe por antonomasia, congeló a los lectores que iban siguiendo los acontecimientos que venían ocurriendo en las diferentes series en las que se iba cociendo la historia. Y la repercusión de su muerte a manos de Doomsday (algunos lo critican por ser un villano plano creado solo para ese propósito pero qué otro propósito tendría un super villano del hombre de acero) traspasó las páginas del comics para colarse en la realidad extendiéndose a las primeras páginas de los periódicos y a las cabeceras de los telediarios y noticieros de radio. No todos los días muere un superhéroe…al menos antes no pasaba.

En La Muerte de Superman -La saga completa vamos a encontrar todos los números que aparecieron en las distintas sagas y que fueron allanando el camino hasta llegar a la muerte del hombre de acero a manos de Doomsday. Pero no se detiene aquí, sino que también vemos como el resto de comunidad superheroica afrontó la muerte del hijo de krypton y quienes tuvieron el valor dar un paso adelante para reclamar la gran responsabilidad de la defensa de la tierra. Evidentemente estamos hablando de Superman y DC no estaría mucho tiempo si hacerlo volver de la tumba pero es muy interesante, y refrescante, ver como la liga de la justicia hacía frente a esta nueva situación, tanto para ellos como para el lector.

A nivel argumental no tengo peros que ponerle. Es una saga que solo exige la atención del lector. La trama es sencilla, directa y sin lucimientos, ¡son los 90 que diablos! Donde sí le tengo que poner más pegas es a la parte gráfica. Al ser un compendio de sagas el baile de nombres que vemos desfilar es impresionante. Brett Breeding, Dan Jurgens, Dennis Janke, Jackson Guice o Jon Bogdanove son algunos de los nombres que dejarán su huella en la obra. Y lo de huella es literal, cada uno es hijo de su padre y su madre y sus estilos son bastante dispares entre sí y aunque se nota algo de esfuerzo en mantener una cohesión no terminan por conseguirlo. Eso sí, las splash page en las que vemos cada uno de los últimos golpes de Doomsday a Superman y ese homenaje a la Piedad de Miguel Angel con Superman a manos de Lois es una de las mejores imágenes que nos ha dejado la historia reciente del cómic.


La  La Muerte de Superman -La saga completa es un cómic imprescindible no por su fuerza narrativa sino por el valor histórico de la obra y  lo que supuso en el mundo superheroico. Un impresionante tomo de casi 900 páginas editado con todo lujo que una saga así merece.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.