Reseña: Kanan, el último Padawn 2 – A primera sangre

 

Nuevo tomo recopilatorio donde continuamos la historia de Caleb Dume, más conocido como Kanan Jarrus, en este  volumen titulado A Primera Sangre donde se nos vuelve a presentar un nuevo viaje por su pasado. Este cómic centrado en el último padawan, nos trae nuevas situaciones y detalles vividos por Kanan a lo largo de su aprendizaje jedi en su juventud.

Encargándose del guión tenemos a Greg Weisman, quien en estas grapas nos lleva a una doble línea temporal. Kanan se está recuperando en el presente en el planeta Kaller en un tanque de bacta, mientras sus compañeros de la Ghost sufren un asedio por parte de las tropas imperiales. Mientras nuestro jedi permanece ese tiempo inconsciente, su mente retrocede a sus años de padawan cuando cruzó su camino con la maestra Depa Billaba. En esta historia veremos como Billaba acoge a Caleb Dume como su aprendiz, y se dirigen en misión al planeta Kaller donde el joven acaba también en un tanque de bacta debido a las heridas sufridas por su temperamento impulsivo y  temerario.  En estas grapas veremos enfrentamientos espectaculares con muchísima acción de espadas láser gracias a la presencia del General Grievous como principal antagonista frente a la maestra jedi, aunque también tenemos un rival digno para el joven Caleb, quien tendrá que poner a prueba sus recién adquiridas destrezas en una confrontación real donde su vida y la de quien le rodea están en juego.

El dibujo de Pepe Larraz (quien ya destapó el tarro de las esencias en otras series como la del propio Darth Vader) vuelve a ser uno de las grandes baluartes de esta serie en los primeros números de este volumen recopilatorio, gracias a la gran maestría en sus trazos para recrear tanto escenas de acción con los mencionados duelos de sables de luz como momentos pausados donde imperan escenas más contemplativas sobre todo en el templo jedi, apoyadas por un guión de Weisman que pone todo el viento a favor para el lucimiento de nuestro protagonista.  En los capítulos finales se pone a los lápices Andrea Broccardo quien tiene un estilo menos fastuoso que el de Larraz pero que no rompe demasiado el apartado artístico del conjunto a pesar de contar también con un color mucho más plano en esta parte dedicada a un viaje de Kanan y Ezra al planeta Moraga donde se las verán con la mismísima capitana Sloane.

Kanan, el último padawan, sigue siendo una serie al alza con la que podemos zambullirnos en el pasado de uno de los jedis más anárquicos que ha dado de sí el universo Star Wars. Un personaje con muchas aristas, complejo y que sigue siendo toda una bocanada de aire fresco por su forma de entender la fuerza y su papel en el mundo.

El formato en rústica ha sido el escogido por Planeta Cómic para dar cobertura a esta serie corta con tomos como este de 144 páginas que se completa con una galería de cubiertas y unas páginas de Darth Vader y la prisión fantasma, una historia enmarcada dentro del sello leyendas que como sabemos ya no forma parte del canon oficial de esa galaxia lejana, muy lejana.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *