Reseña: INVENCIBLE Vol. 01 DE 12 (Robert Kirkman y Cory Walker)

Invencible, pedazo de cómic creado en 2003 por el bueno de Robert Kirkman (The Walking Dead) y Cory Walker (Superpatriot). Superpatriot, por cierto, personaje que me flipa, salido del universo Savage Dragon creado por Erik Larsen, con el que este Invencible tiene bastante que ver, más allá de compartir editorial y de aparecer en una “ceremonia” que se celebra en este tomo.

En estos primeros números se nos narra la historia de Mark, un joven americano que tiene un trabajo de mierda, está en el último año de instituto, y que un buen día algo cambia en él, ya que Mark es hijo de Omni-Man, miembro de la raza Viltrumita, una especie humanoide de origen extraterrestre que posee fuerza sobrehumana, supervelocidad, inmortalidad virtual y vuelo, un trasunto de Superman con bigote, de momento… A partir de aquí, tenemos el despertar de los poderes Mark, unas primeras andanzas como héroe enmascarado deteniendo a ladrones, rateros y algún que otro supervillano de poca monta, momentos que nos recordarán bastante a Spider-Man.

Vamos a vivir la magia y la ilusión de enfundarse su primer traje. Como buen adolescente también tendremos todos los rollos del instituto con el matón de turno, el director, los colegas, la chica que te mola, y un desfile de personajes brutal, alguno de ellos, dos en concreto, ya os adelanto que van a pasar a formar parte de vuestros favoritos de todos los tiempos. Y lo más importante, los giritos. AY LOS GIRITOS. En este tomo hay dos bastante importantes, y os van a dejar con la boca abierta. No digo más.

Invencible es un cómic brutal, sangriento, fresco, rápido, juvenil, pero a la vez maduro. Es una jodida maravilla, una de las mejores historias de súper héroes de lo que llevamos de siglo, y este tomo en concreto es el comienzo de algo gigantesco. Insisto, y no se me caen los anillos ni me estoy subiendo a ningún carro, estamos al que sin lugar a dudas uno de los mejores cómics de su género que recuerdo. Que yo no seré la persona más leída del mundo, pero he leído bastante.

Creo que de Robert Kirkman no hay mucho más que pueda decir, (aunque todo lo bueno que se diga es poco), más allá de haber creado (otra vez), un tebeo impresionante que perdurará en la historia del noveno arte para siempre. Por otro lado, el dibujo tanto de Cory Walker (capítulos 1-7) como de Ryan Ottley (capítulos 8-13), es muy dinámico, moderno, detallado, limpio, y con una narrativa de la acción brutal.

Este tomo recopila los 13 primeros capítulos de la colección, además de disponer de galería de portadas. Formato cartoné, 320 páginas a todo color, y ECC Edicionesos lo pone en casa por 33 eurazos. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *