Reseña: Folklords (Matt Kindt, Matt Smith)

Llegamos a un mundo fantástico,

lleno de seres extraños,

el Amo del Calabozo,

nos dio poderes a todos,

tú el bárbaro, tú el arquero,

acróbata, mago y el caballero.

Permitidme lucir canas arrancando esta reseña con la canción con la que se abría en España una serie que, aunque en ese momento todavía no lo sabía, me convirtió en el apasionado amante de la fantasía que soy hoy. Para los más jóvenes del lugar recordaré que Dragones y Mazmorras (Kevin Paul Coates, Mark Evanier, 1983) fue una serie de animación basada en el popular juego de rol en la que un grupo de amigos eran transportados a un mundo fantástico y mágico de inspiración medieval, poblado por todo tipo de criaturas extrañas, en el cual vivirán mil aventuras y tendrán que sobrevivir con el objetivo de poder regresar finalmente a casa.

Mucho ha llovido desde entonces y estos mundos fantásticos, de espada, brujería, dragones y monstruos me han seguido acompañando en forma de libros, películas, videojuegos y cómics. ¿Cuántas veces y de cuántas formas diferentes nos hemos encontrado con la historia del héroe transportado a un mundo que no es el suyo? Una fórmula que, a estas alturas de la partida, tal vez esté ya un poco trillada… Afortunadamente para nosotros, Folklords llega para darle a este planteamiento una nueva vuelta de tuerca.

Y es que, casi instintivamente, lo primero que piensas al ver la excelente portada de Matt Smith en la que un joven, vestido con traje y corbata negros, camina despreocupado por un pueblecito medieval entre aldeanos, gigantes, enanos y unas misteriosas figuras encapuchadas es precisamente eso, que Folklords es la enésima versión del héroe perdido fuera de su dimensión. Pero basta con abrir el libro y pasar la primera página para darte cuenta de lo equivocado que estabas.

Matt Kindt (Pistolwhip, Ether con David Rubín) nos cuenta la historia de Ansel, un muchacho que vive tranquilo, como cualquier otro, en su pequeña aldea… Bueno, no exactamente, porque a diferencia de sus amigos Ansel tiene sueños con un extraño mundo que no acaba de comprender. Un mundo en el que se utilizan extraños cachivaches mecánicos y sus habitantes, que parecen humanos, visten de una desconcertante manera que jamás había visto. Vamos… un mundo que se parece muchísimo al nuestro.

Obsesionado por ese mundo misterioso y ataviado, como si fuese un cosplayer, con esas ridículas vestimentas que ha visto en sus sueños y las alforjas llenas de preguntas, el inconsciente Ansel emprenderá un viaje hasta los confines del mundo en busca de los folklords, las místicas entidades que seguro conocen las respuestas que necesita. Tendrá que hacerlo con la oposición de los siniestros Bibliotecarios, guardianes tiránicos de su pequeño mundo que no están dispuestos a permitir que la aventura de Ansel ponga en peligro toda su realidad.

El camino recorrido por Kindt es el camino de la subversión. De la subversión del propio mundo de Ansel a través de sus andanzas. Pero también de la subversión de los planteamientos tradicionales y del propio género de aventuras fantásticas, mostrando situaciones a priori familiares pero que nunca se desarrollan como podríamos esperar. Así, por ejemplo, a lo largo de la aventura nos cruzaremos con los hermanos Hanz y Greta y su casa de caramelo o con Yurta la Fea, que besará a cualquiera que se le ponga por delante para acabar con su maldición… Una historia a varias voces que engancha y que, en más de una ocasión nos dejará con el culo torcido, incluyendo un cierre que supone una guinda perfecta a la simetría que adorna toda la obra.

La parte artística está a cargo del ilustrador Matt Smith (Hellboy, Barbarian Lord) acompañado por Chris O’Halloran en el color. Juntos dan vida al mundo de Folklords con un estilo desenfadado y juvenil que contrasta con los ambientes oprimidos y oscuros que muchas veces se muestran a lo largo de la historia. Vale la pena mencionar las ilustraciones que acompañan al inicio de cada capítulo, que recogen la dualidad de la obra con una sencillez bellísima, así como los mapas con los que se cierra cada número en los que se muestra el mundo conocido de Ansel en permanente expansión.

La cuidada edición que nos trae Planeta Cómic nos presenta una cuidada edición quer recoge los cinco números publicados originalmente en 2020 por Boom! Studios en un tomo en tapa dura de 152 páginas incluyendo, además de las portadas originales, una buena colección de portadas alternativas de la mano de un buen puñado de artistas invitados de la talla de Jeff Smith, Dustin Nguyen, Michael Avon Oeming o el ya citado David Rubín por nombrar únicamente a unos pocos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *