Reseña: Detective Marciano – Identidad (Steve Orlando, Riley Rossmo)

A pesar de tener casi 70 años de vida y de haber tenido varias series propias a lo largo del tiempo, lo cierto es que había llegado a este tomo sin haber leído nunca una aventura en solitario del Detective Marciano. Y es que, aunque se trata de un personaje bastante conocido, secundario de lujo en otras series, miembro fundador y partícipe en casi todas sus alineaciones de la Liga de la Justicia, presente en series de televisión como Supergirl… lo cierto es que no se ha prodigado tanto ni con tanto éxito bajo una cabecera propia. Y menos en España. Tanto es así que el título que hoy vamos a analizar en la Reserva es el único dedicado en exclusiva al superhéroe marciano en el catálogo actual de ECC Ediciones. Qué mejor oportunidad para profundizar un poco más (incluso para descubrir) a un personaje tan desconocido como interesante.

Uno de los elementos fundamentales que definen a cualquier superhéroe (realmente a cualquier personaje) es su origen. No tanto el origen de sus poderes, que también es importante, sino toda aquella parte de su vida que moldea al personaje y le hace ser como es. Esos puntos claves en los que se forja su personalidad y se ponen de manifiesto los valores que le representarán como superhéroe. En el caso particular de J’onn J’onzz su origen se ha contado muchas veces (telépata, cambiaformas, único superviviente de una plaga en Marte, vive en la Tierra bajo la identidad del policía fallecido John Jones) pero, tal vez por su condición de secundario en el que no se pueden desperdiciar demasiadas páginas, no ha sido tan habitual el poder profundizar en ese origen.

Y es que Detective Marciano – Identidad no deja de ser una historia de origen. De hecho, posiblemente sea la historia de origen que un personaje como este necesitaba, que se tome su tiempo (12 números y 296 páginas) para mostrarnos el tortuoso camino que ha llevado a un detective corrupto de un planeta decadente a tener que ocultarse tras una identidad robada en un pueblo de mala muerte en la América profunda. Pero al mismo tiempo, también nos cuenta cómo ese policía rural, gris y anodino, se verá obligado a enfrentarse a sus demonios interiores y a las sombras de su pasado para encontrarse a sí mismo y llegar a ser el Detective Marciano que todos conocemos.

El viaje que Steve Orlando (principalmente conocido por su versión de Midnighter) plantea en esta serie arranca en plena investigación policial, en la que John Jones y su compañera Diane Meade deberán resolver un truculento asesinato relacionado con una serie de extrañas desapariciones en el pequeño pueblo de Midleton (Colorado). Un desafortunado accidente de tráfico en medio de la investigación, desvelará el verdadero aspecto de nuestro protagonista a su compañera y abrirá las puertas para que todos sus fantasmas del pasado regresen para atormentarle.

La historia gira en torno a la reconstrucción de la confianza perdida entre J’onzz y Meade, que solo será posible cuando ambos personajes se hayan reconciliado con su pasado y aceptado que quienes han sido no tiene por qué definir quienes pueden llegar a ser. Este proceso, hábilmente hilado por Orlando a través de una narración en distintos niveles alrededor de la investigación, no solo revisita al mismo tiempo que amplía el origen del personaje, sino que también reflexiona sobre aquellos elementos que conforman nuestra propia identidad.

Todo este trabajo se apoya en el arte de un Riley Rossmo que parece encontrarse especialmente cómodo en el terreno de lo grotesco y lo deforme y así lo demuestra desatándose en las secuencias que se desarrollan en la mente de J’onn J’onzz, especialmente en los recuerdos de su vida en Marte. Para los tramos más realistas, adopta un dibujo muy estilizado, casi caricaturesco que por momentos recuerda al trabajo de Rob Guillory en Chew.

ECC Ediciones nos trae los doce números en los que se publicó originalmente esta serie limitada en un único volumen en edición rústica, acompañados por las correspondientes portadas originales a cargo de Riley Rossmo y las alternativas de la mano de Joshua Middleton a modo de extras. Detective Marciano – Identidad es posiblemente la mejor puerta de entrada que podemos encontrar a día de hoy para entrar en el mundo de J’onn J’onzz y acompañarle por todo el Universo DC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.