Reseña: Daytripper (Fábio Moon, Gabriel Bá)

Por alguna extraña razón, en el mundo del audiovisual el hecho de que una obra esté firmada por dos hermanos parece que le otorga cierto caché. Será que suena como más potente, no lo sé. Sin necesidad de pensar demasiado, en seguida nos vienen a la mente nombres como los Coen (El Gran Lebowski), las Wachowsky (Matrix), los Safdie (Diamantes en Bruto), los Farrelly (Algo Pasa con Mary), los Dardenne (La Chica Desconocida) o los héroes del momento, los hermanos Duffer (Stranger Things).

Sin embargo, en el mundo del cómic parece más difícil encontrar equipos creativos que compartan la misma sangre. Por supuesto, hay algunos casos, como los hermanos Dan y Sy Barry (Tarzán, Flash Gordon), los todoterreno Arnold y Jacob Pander (Grendel), que incluso llegaron a escribir y dirigir una película (Selfless)… o directamente los protagonistas de la reseña de hoy: los brasileños Fábio Moon y Gabriel Bá que, pese a ser gemelos, se han dado a conocer con diferentes apellidos artístico.

Gabriel Bá ha tenido una larga trayectoria como dibujante, destacando por su trabajo en Casanova (con Matt Fraction) pero, sobre todo, en The Umbrella Academy (con Gerard Way). Por su parte, Fábio Moon ha ido intercalando arcos argumentales con su hermano en Casanova y participado en otras obras como Serenity: Firefly Class 03-K64 (con Zack Whedon). Sin embargo, su exitosa carrera como artistas en solitario no les ha impedido trabajar juntos en un buen número de ocasiones a lo largo de los años. De todas sus obras conjuntas la más representativa y exitosa, y posiblemente también la más personal, haya sido Daytripper, publicada originalmente por Vertigo entre febrero y noviembre de 2010 y cuya última edición acaba de llegar a las librerías españolas.

Escrito y dibujado a cuatro manos (aunque lo cierto es que el grueso del dibujo ha estado en manos de Moon, dejando para las secuencias más oníricas, especialmente el capítulo 9) Daytripper hace algo tan sencillo, pero a la vez tan complicado, como es mostrarnos la vida de Brás de Oliva Domingos. Brás se gana la vida escribiendo necrológicas para un periódico local, pero su sueño siempre ha sido convertirse en un gran y reconocido escritor, como lo fue su padre, con el que tuvo una complicada relación. Conforme vamos pasando las páginas de esta obra iremos conoceremos a las personas y los eventos más significativos de la vida de Brás, aquellos que han determinado su camino y le han definido como individuo.

Cada uno de los diez capítulos en los que está dividido el relato nos muestra un momento en concreto de la vida de Brás: el nacimiento de su primer hijo, el fracaso de su primer amor, sus felices días de infancia… episodios fragmentados y desordenados que dan forma a ese gran puzzle que no es otro sino el propio Brás. Un canto a la vida a través de las pequeñas cosas que la conforman, tanto positivas como negativas, incluyendo a la muerte como catalizador de todo lo que realmente importa. Así, cada capítulo concluye con la prematura muerte de nuestro protagonista y su correspondiente obituario, marcando un posible final… pero también un principio.

En lo artístico, ambos hermanos entregan un trabajo redondo y, como no podía ser de otra manera, orgánicamente ligado al texto de una manera que prácticamente no pueden separarse formando un equilibrio perfecto. El dibujo es preciosista y cargado de sensibilidad, pero no por ello se aleja de lo mundano y lo cotidiano. Al contrario, el trabajo de Moon está lleno de detalles y atado a lo terrenal, buscando crear un mundo que se sintiese cercano y real. En este sentido, no debemos olvidar dar el crédito que merece al color de Dave Stewart, que lee perfectamente la intención de los autores y la potencia con cada pincelada.

La guinda a una obra imprescindible la pone ECC Ediciones con una cuidadísima edición en tapa dura que ya deslumbra desde el momento en el que abrimos por primera vez, con la inclusión de 4 impactantes retratos de Brás de Oliva Domingos en diferentes momentos de su vida en la parte interior de las cubiertas a página completa. Por si fuera poco, también incluye más de 70 páginas de extras entre los que se encuentran las has habituales portadas intercaladas, un prólogo a cargo de Gabriel Bá, bocetos, ilustraciones, correspondencia con el editor de Vertigo Bob Shrek, el guión completo del primer número de la serie y una pequeña biografía de los autores. Casi nada.

Daytripper es una de estas obras atemporales, siempre vigentes, que todo aficionado al cómic debería leer. Si ya la habías leído, esta sea posiblemente la edición definitiva que quieras conservar en tu estantería. Si no lo habías hecho todavía… ya estás tardando en hacerte un favor y lanzarte de cabeza a por ella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.