Reseña: Batman El regreso del Caballero Oscuro (Biblioteca DC Black Label)

Pocas obras hay en el mundo del cómic que igualen la repercusión y trascendencia que tuvo The Dark Knight Returns (El regreso del Caballero Oscuro), no sólo avanzó la trama de un personaje anclado en el tiempo durante generaciones, si no que estableció unas bases sobre su origen, personalidad y motivaciones, que han sido seguidas, casi a pies juntillas, por el resto de autores no sólo del mundo del cómic, si no que traspasando las fronteras del medio también ha conseguido influir en lo representado en la gran pantalla.

El futuro que tenía preparado Frank Miller para Batman no era nada esperanzador. Una ciudad sumida en el caos, donde la corrupción no es un rumor si no una certeza, y los crímenes brutales ya no son una noticia en la entradilla del telediario si no que se han convertido en parte central de la realidad de una urbe que, sin la protección del Caballero Oscuro se ha devorado a sí misma. Miller pone especial hincapié en que los lectores asuman pronto esta realidad. Noticiarios y periódicos serán los encargados de trasladarnos a esta distopía y que la asumamos como propia y única en el mundo del murciélago. Es un trabajo en el que Miller se esmera, ya que asumir los nuevos roles de cada personaje es crucial para entender este arco argumental, y ya fundamental, en la historia de Batman.

Y es que nadie está preparado para el shock inicial que supone abrir las paginas y encontrarte a un Batman ausente, una Gotham sumida en el caos y a un Bruce Wayne viejo, cansado y aún torturado por un demonio interior que lucha por salir a luz cada noche como hacía en tiempos de juventud. Este es un acercamiento brutal a un Bruce Wayne que se descubre como el disfraz, como una mascara que oculta a Batman, verdadera personalidad del personaje. Un héroe que se demuestra como causa y solución de los males que asolaron una vez Gotham. Pero tranquilos, porque no seré yo quien haga una disertación sobre lo que Miller hace con el personaje y su idiosincrasia, por dos motivos principales, el primero de ellos es que yo no soy el más indicado para hacer ese tipo de texto, y el segundo, porque no creo que la reseña de un cómic, por muy importante y trascendental que sea, sea el lugar más indicado para ello.

A nivel visual el tiempo no ha pasado para El Regeso del caballero Oscuro. La fuerza del dibujo, el carisma de los personajes, o la potencia de las escenas de acción, resultan tan impactantes como la primera vez que cayó en mis manos hace ya más de 15 años. La narrativa visual acompaña de manera perfecta al guión, y pasa una cosa muy curiosa con el ritmo de esta obra, y es que pese a que es un título denso y pausado, su ritmo es continuado, machacón y no te deja terminar una página sin desear ver lo que te depara la siguiente, sin importar cuantas veces lo hayas leído.

Intentar resumir The Dark Knight Returns en una pequeña reseña es una tarea imposible, por eso comentaba antes que este no era el lugar para ello. Harían falta más de 600 palabras para hablar de motivaciones, expectativas, sensaciones… Cada libro que componen El Regreso del Caballero Oscuro se merece un gran articulo para poder explicar la complejidad de una obra que ha influido, no sólo a un personaje tan rico en matices como es Batman, si no también a un medio como el cómic. Por eso quizás lo mejor que se puede decir en una pequeña reseña es que esta reedición de ECC bajo la etiqueta de Black Label, es una buena oportunidad de reencontrarse con uno de los mejores cómics que se han escrito nunca sobre un superhéroe.

 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *