Reseña: All-Star Batman y Robin, el chico maravilla. Edición Deluxe (Frank Miller y Jim Lee)

 

 

Pocas veces una simple página ha resumido tan bien el contenido de una obra como en esta ocasión. Batman, con una sonrisa orgullosa en la boca, satisfecho de sí mismo, preguntando directamente al lector: “Mola, ¿eh? – ¿Qué me dices, chaval? – ¿Mola o qué?”. Toda una declaración de intenciones. Pero es que esto es precisamente All-Star Batman y Robin, El Chico Maravilla… una obra nacida para molar. Diseñada desde su concepción para ser lo más molón que el noveno arte hubiese visto jamás.

 

Las renovaciones y nuevos arranques han sido un recurso muchas veces utilizado por las grandes editoriales del género superheroico para dar un nuevo impulso a sus series más veteranas tratando de darles un nuevo aire y liberarlas, aunque sea un poco, de las ataduras de la continuidad eterna. Así que, cuando en 2005 DC Comics anunció el lanzamiento de su sello All-Star no fue una sorpresa para nadie. La principal novedad de esta iniciativa tenía que ver, más que con los personajes, con sus autores: la idea era que estas series estuviesen en manos de auténticas estrellas tanto en los guiones como a los lápices… como bien indica su propio nombre, un auténtico All-Star.

 

All-Star Batman y Robin, El Chico Maravilla fue el título escogido para arrancar esta nueva aventura editorial volviendo a narrar los orígenes de Robin y su difícil relación con el Caballero Oscuro. Publicado originalmente en 10 números entre 2005 y 2008, los elegidos para dar vida a semejante empresa fueron posiblemente las dos estrellas más grandes del mundillo comiquero en aquel momento: el guión correría a cargo de Frank Miller, uno de los autores más reputados y responsable de algunos de los mejores títulos en la historia de Batman como El Regreso del Caballero Oscuro o su Año Uno.

 

El dibujante escogido (o tal vez fuese al revés y el dibujante escogiese el trabajo) fue nada menos que Jim Lee, posiblemente la estrella más brillante y uno de los nombres con más poder en el mundillo comiquero del momento. Un auténtico dream team a los mandos del proyecto más ambicioso de DC hasta la fecha. Con semejantes mimbres, ¿qué podía salir mal?

 

Hay que decir que el trabajo de Miller y Lee da exactamente lo que promete, y que lo hace desde su mismo arranque: en sus tres primera páginas ya encontramos unas espectaculares ilustraciones acrobáticas de Dick Grayson y una deslumbrante Vicky Valea página completa con una sugerente lencería rosa como único complemento. Y a partir de ahí la cosa no hace nada más que crecer en su búsqueda de la molonidad absoluta.

 

Millernos ofrece una versión de Batman muy cercana a la que ya nos ofreció en los títulos mencionados anteriormente, tanto que casi podríamos decir que este All-Star podría haber sido perfectamente un Año Uno y Medio. En una Gotham más oscura, sucia y decadente que nunca, el Caballero Oscuro se presenta como un psicópata violento, cruel, frío, brutal, sádico y desequilibrado que disfruta haciendo daño a sus víctimas… por muy delincuentes que estos sean.

 

Pero no solo es Batman: el resto de personajes parecen empeñados en demostrar lo badass que son con cada frase que sale de sus bocas. Wonder Woman no necesita más que un par de páginas para hacer que Clint Eastwood en El Sargento de Hierroparezca una hermanita de la caridad. Canario Negro es una máquina de triturar machotes y pisotearlos con sus tacones de aguja en una cruzada personal contra el heteropatriarcado más baboso… y así podríamos seguir con todos y cada uno de los habitantes y situaciones de esta obra.

 

Jim Lee no quiere quedarse fuera de esta molonidad extremay aprovecha todas las oportunidades que le brinda la narración para lucirse a través de primerísimos planos llenos de dinamismo y posturas imposibles. Sinceramente, se me hace difícil recordar alguna otra obra con tal cantidad de splash pages y de impactantes páginas dobles como esta… pero es que como las páginas dobles les debían parecer poco, Lee se atreve a incluir una ¡sextuple! página desplegable con la excusa de mostrar la batcueva en todo su esplendor.

 

Con semejante nivel, la edición Deluxe que nos trae ECC dentro de su línea DC Black Label no podía quedarse atrás y está a la altura de la ambición del tebeo. Presentado en tapa dura con una sobrecubierta transparente que completa la portada original, el volumen viene cargado con una buena cantidad de extras entre los que se incluyen un prólogo de Bob Schreck (editor de la serie en su lanzamiento original), portadas alternativas a cargo de artistas de la talla del propio Frank Miller, Neal Adams y Frank Quitely, bocetos y estudios de personajes, biografías… y la joya de la corona: el guión completo del primer número junto, página por página, junto a los lápices originales de Jim Lee.

 

Tengo claro que este All-Star Batman y Robin, El Chico Maravillano es, ni de lejos, la mejor obra del Caballero Oscuro. Pero posiblemente sea la más autoconsciente y la más ambiciosa, todo un disfrute visual por el que querremos detenernos en cada viñeta y recrearnos en sus ilustraciones. Léelo y a continuación respondes a la pregunta que Batman planteaba al comienzo de esta reseña: “Mola, ¿eh? – ¿Qué me dices, chaval? – ¿Mola o qué?”.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *